Etnias en Angola

Joao de Matos vuelve a ilustrarnos con la historia del pueblo de Angola. Conoce la cultura angoleña desde sus inicios, pasando por la época colonial hasta la guerra civil y su final.

Yombe

La etnia Yombe puede localizarse en la región de Cabinda (Angola) y al suroeste del Congo. Su lengua es el Kiyombe, un dialecto del Kikongo. Su lengua ha hecho pensar que los Bayombe son un antiguo grupo del pueblo Kongo, aunque poseen otro origen étnico. Poco antes del siglo XV, el antiguo clan Mbenza de Gabón protagonizó una migración hacia el norte de la región del Congo, lo que dio origen al pueblo Yombe. Algunos documentos los conectan con el pueblo de Mayomba, un importante reino que surgió en el siglo XVI. Durante el siglo XVII, los Yombe tuvieron que retirarse hacia la zona del río Congo, para evitar el contacto con la imparable expansión del pueblo Kongo y Solongo. Mientras que su relación con los europeos fue escasa hasta finales del siglo XIX, algunas pinturas demuestran que en el siglo XVI ya habían establecido relaciones con los portugueses.

En la actualidad, los Yombe se dedican al cultivo. Sus principales cultivos son el ñame, maíz, alubias, mandioca y plátano. Aunque la mayoría de estos cultivos son para su propia subsistencia, una pequeña parte es destinada al comercio, siendo esta una de sus pocas fuentes de ingresos. También se dedican a la crianza de cabras, gallinas y cerdos, además de a la pesca en el río Congo. Los hombres también dedican sus esfuerzos a la caza y la artesanía, haciendo tallas en madera, mientras que las mujeres fabrican ollas de arcilla para su uso en casa.

La sociedad Yombe se encuentra dividida en nueve clanes. Estos clanes se consideran descendientes de Mbaangala, que tenía nueve hijos cuyos nombres corresponden a los de los actuales clanes Yombe. Los aspectos morales y sociales son distintos en cada uno de ellos. Mientras que en otros tiempos los Yombe formaban una unidad política central, en la actualidad la ejerce el jefe de cada población, que también es considerada el Jefe religioso o espiritual del grupo. Cada cierto tiempo, suelen elegir a un líder supremo, que es seleccionado pos los miembros del clan por sus logros y habilidades.

La religión es un aspecto fundamental para los Yombe. El Ngoma Bunzi es su deidad más importante, y se dice que reside en Yulu, un lugar fuera del mundo terrenal. Los mortales no pueden dirigirse directamente él, deben hacerlo mediante los espíritus de la tierra y del río. En los tiempos del reino del Kongo, los Yombe fabricaban urnas funerarias para recordar a sus antepasados más respetados, con la creencia de que las urnas les daban poderes sagrados en la otra vida. Para protegerse de las enfermedades, utilizan la ayuda de los curanderos (waganga), cuya medicina es muy parecida a la de los nkisi, pues usan también objetos personales para realizar sus conjuros, además del uso de drogas alucinógenas para comunicarse mejor con el otro mundo.

Pueblo Yombe, Pueblo del Kongo, Joao de Matos El Congo

Pueblos vecinos: Kongo

El pueblo Kongo es locazable en la región de Cabinda y el noreste de Angola, en Brazzaville, Zaire y el sur de Gabón, en la frontera con Congo Brazzaville. Comparten el territorio con otros pueblos, cómo los Ovimbundu, Bateke y Luba.

Su idioma oficial es el Kikongo, un dialecto bantú tonal, que cambia el significado de algunas palabras dependiendo del tono con el que se pronuncien. Como resultado de la trata de esclavos, algunos términos del idioma Kikongo fueron asimilados en Ámerica, sobre todo en Cuba, que absorbió numerosos términos orientados a temas religiosos.

Durante el siglo XV, el antiguo Reino del Kongo ocupaba una gran cantidad de estados costeros del oeste de África. Mientras que en el siglo XIV varios grupos Bakongo cruzaron el río Congo hasta la región de Angola, conquistando los territorios donde estaría posicionada la capital del reino, Mbanza Kongo. La habilidad de los Kongo para mezclarse con los pueblos conquistados aseguraba la aceptación de sus líderes políticos y religiosos, y por consiguiente el del pueblo. A mediados del siglo XV, el Rey de Kongo (Manikongo) gobernaba la mayor parte del actual norte de Angola y una gran extensión de El Congo. Fue el primer reino dela costa oeste de África en establecer relaciones con los europeos. En 1483, el explorador portugués Diogo Cao localizo a los Kongo en la boca del río Congo. Después de la toma de contacto, ambas partes intercambiaron emisarios con mucho éxito. Sorprendido por las historias que contaban sus emisarios de Portugal, el rey Manikongo solicitó a los portugueses que enviarán misiones y ayuda técnica a cambio de valiosos productos cómo el marfil.

El Rey Manikongo adoptó al cristianismo en 1506, siendo bautizado con el nombre de Afonso I. Aunque el rey era un gran admirador de toda la cultura europea, los continuos abusos perpetrados por los portugueses para adueñarse de las riquezas del reino despertaron su ira, entrando en conflicto con Portugal. Las principales necesidades de los portugueses eran los esclavos, principalmente para enviar a Brasil. Los portugueses exigían cada vez más esclavos, y las continuas quejas de Afonso sobre los devastadores efectos de esta práctica en su tierra eran ignoradas totalmente por la corona portuguesa. Ya en 1520, casi todos los misioneros habían regresado a Portugal.

En el siglo XVI, después de la muerte de Afonso, el reino tuvo que lidiar con un periodo de inestabilidad política, que acabo en 1568 con un levantamiento. El levantamiento se produjo por los grupos Bakongo apoyados por los portugueses, que querían hacerse con el control total del mercado de esclavos y sacar a los Kongo del mapa para aprovechar todas las rutas comerciales disponibles. El ataque a su capital, cuyo nombre había sido cambiado por el de San Salvador, obligo al rey Alvaro I a exiliarse. Mientras, el gobernador portugués São Tomé presto ayuda a Alvaro I para combatir a los invasores, que volvió a ocupar su capital.

El Rey portugués Sebastião, aprovechando la inestabilidad del reino, concedio el área sur del reino (actual Angola) a Paulo Dias de Novais para formar una colonia en la zona. Años más tarde, en 1576, Paulo Dias de Novais fundaría Luanda, la actual capital de Angola.

Mientras tanto, Alvaro I y Alvaro II, sucesor de este, aprovechando una época de estabilidad, continuaron extendiendo su territorio mientras los portugueses seguían invadiendo sus tierras. Después de la muerte de Alvaro II en 1614, los conflictos por el control de las tierras de cultivo se acentuaron, hasta el punto de que en 1622, el gobernador portugués de Angola envió a un ejército contra el pueblo Kongo. Este ataque no tuvo el efecto esperado, sin embargo, los portugueses se hicieron con un importante número de esclavos y descubrieron que el reino Kongo ocultaba metales preciosos cómo oro y plata, lo que supuso más de 50 años de conflictos entre ambas partes. Las cada vez más atrevidas incursiones portuguesas, provocaron la xenofobia del pueblo Bakongo, haciendo que todos los comerciantes portugueses abandonaran la región. Todo esto provoco el fin del comercio en la zona, con nefastas consecuencias para el Reino de Kongo y la colonia portuguesa.

Pueblo Yombe, Pueblo del Kongo, Joao de Matos El Congo

A comienzos del siglo XVII, las conspiraciones en palacio por la sucesión del trono y el malestar general del pueblo por sus decadentes gobernantes, corrompidos por los colonialistas, provocaría que muchos jefes locales monopolizaran el comercio para ellos, terminando poco a poco con la segregación territorial del Reino de Kongo y su desaparición total.

En 1954, Holden Roberto fundo el primer partido político angoleño, con el objetivo de unir a todos los Bakongo de Angola y de la actual República del Congo para formar un nuevo estado que pusiera fin al colonialismo portugués. Esta lucha se modificó en 1958 para redirigirla contra la colonia portuguesa en Angola. Así nace el FNLA (Frente Nacional para la Liberación de Angola) en el año 1962, que más tarde sería una de las partes del conflicto civil de Angola después de la caída del colonialismo.

En 1961, el FNLA inició sus primeros ataques contra las tropas de ocupación portuguesas, que reaccionaron masacrando las aldeas Bakongo de la zona, lo que provocó el exilio de más de 400.000 personas a Zaire. Se piensa que después del triunfo del MPLA después de la guerra civil, los Bakongo se encuentran políticamente marginados en Angola.

La situación de los Bakongo en Congo Kinshasa después de la caída del presidente Mukongo Kasabubu y el nombramiento de Mobutu supuso enormes pérdidas en el poder político. En Congo Brazzavile la cosa cambia drásticamente, donde suponían más del 40% de la población y participaban numerosos sectores políticos y económicos.

Ya en el año 2002, nace el Congreso Mundial Kongo. Una estructura que engloba a los Bakongo de los cuatro países y a la diáspora Ne-Kongo. Su finalidad no es otra que la de unir a todo el pueblo Bakongo para promover su patrimonio cultural y espiritual. El 20 de diciembre de 2003 obtienen representación europea como Mfuna Ne Kongo.

El pueblo Kongo sobrevive gracias a la agricultura, y su principal producto es la mandioca. También cuentan en Cabinda con importantes reservas de petróleo y bosques de madera noble. Después del fin del comercio de esclavos, los puertos de Sonyo y Pinda cedieron su primacía a Matadi, que en la actualidad es el principal puerto de la República Democrática del Congo.

En términos de religión, los Kongo pasaron por varias fases. Una temprana relación con las potencias europeos supuso la adopción del catolicismo por los monarcas Kongo. Aunque la jerarquía católica no tuvo mucho éxito, su influencia hizo que hoy en día sea la religión más importante de Angola y el Congo. Su iglesia más importante fue la fundada por Simon Kimpangu, la iglesia de sincretismo cristiano y creencias tradicionales. Esta iglesia paso a convertirse en un símbolo religioso para los Bakongo.

En la antigua religión de Kongo, Nzambi era considerado su dios supremo. Esto cambio rápidamente cuando adoptaron el cristianismo, pasando a adorar al dio cristiano. Aunque finalmente adoptaron el cristianismo, todavía queda un remanente de sus viejas creencias, principalmente la de los poderes de los espíritus de la tierra y sus antepasados, representados por el nkisi (Curanderos o brujos). En caso de enfermedad, todos los Bakongo temían que el espíritu de algún antepasado había sufrido una ofensa, manifestando su venganza mediante la enfermedad. Para curar este mal, los Bakongo pedían ayuda al nganga, o médico hechizero, quién preparar medicinas hechas con partes de animales y plantas para poner alrededor del nkisi.

Los Kongo cuentan con su propia mitología. Aunque sus relatos varían según la región donde se cuenten, la tradición cuenta con personajes mitológicos famosos. Cómo Funzi, un herrero mitológico que obtuvo el regalo del fuego, entegado por el mismo Nzambe, dios del río. En la actualidad, Nzambe es reconocido cómo el dios cristiano. Funzi adiestró a los hombres para trabajar el hierro y el cobre, y la leyenda cuenta que tenía la capacidad de fabricar y moldear el rayo a su antojo.

Otro personaje de la cultura popular es Mami Wata, el espíritu mujer que habita en el agua de los ríos y arroyos, incluso también se la representa viviendo en el mar. Según los Bakongo, tiene el pelo largo y oscuro, la piel fina y unos hermosos ojos. La tradición cuenta que se puede presentar en nuestros sueños cómo una especie de sirena, o por la calle con apariencia de mujer actual, siendo reconocible por ser muy esquiva e increíblemente bella. Mami Wata está interesada en todo lo actual, por eso en sus ofrendas van incluidas gafas de sol, dulces importados, perfumes e incluso Coca-Cola. Sus colores representativos son el rojo y el blanco, con los que atrae a las personas para convertirlos en obsesos. Sin embargo, las personas que adoran a esta deidad suelen utilizar el blanco para demostrar sus bendiciones. La creencia popular indica que Mami Wata puede traer desgracias para la tierra, aunque también puede traer abundancia para toda la familia. En la actualidad, es representada en la cultura popular africana por medio de poesías, pinturas, esculturas y canciones.

Pueblo Yombe, Pueblo del Kongo, Joao de Matos El Congo
Compartir en facebook Compartir en twitter

Joao Batista de Matos vuelve a sorprendernos con nuevas historias sobre Angola. Aprende las costumbres, tradiciones, gastronomía, política y fauna de Angola con las historias de Joao Batista de Matos y descubre un país con una gran diversidad y belleza.